9 de julio de 2011

La Reconciliación. Vivir unido a Dios, Serle fiel.

Seguramente, muchas veces en la escuela, en la universidad, alguien te ha dicho que detesta que los católicos se crean que por su condición -de católicos- estos crean que se salvarán. Ojalá fuera tan fácil, ¿no?...
Ciertamente, no es así. No basta decir "soy cristiano", "Soy católico" para estar 'en regla' con Dios.
La vida de un católico, de un cristiano, es hermosa, pero a la vez exigente. Y esa exigencia es la que la hace más hermosa, porque nos invita a mejorar, a santificarnos día tras día.
Un de las herramientas más fuertes que tiene todo cristiano es la Reconciliación.
Pero...¿qué es esto que a veces no conocemos y que tan a mano tenemos?

En el sacramento de la Reconciliación o de la Penitencia (que comúnmente llamamos también Confesión), Dios nos perdona nuestros pecados. Por este sacramento nos reconciliamos con el Padre y con nuestros hermanos, a quienes tantas veces en nuestra vida ofendemos.
En él se unen nuestro dolor y arrepentimiento por las faltas cometidas y el amor infinitamente misericordioso del Padre, que nos perdona y nos acoge.

Toda la vida de Jesús y sus palabras están marcadas por su actitud comprensiva y de perdón y Él quiso dejar a su Iglesia este poder de perdonar.

Para Dios no hay ningún pecado que no sea perdonado, si hay un arrepentimiento sincero y la intención verdadera de tratar de cambiar nuestra vida.

1.¿Qué es el sacramento de la Reconciliación?
En este sacramento, el cristiano es llamado por el Espíritu Santo a arrepentirse de sus pecados, a recibir el perdón de Cristo que lo reconcilia con el Padre, por medio de la Iglesia.

 2. ¿Qué nombre se le da a este sacramento?
Se le dice "sacramento de la penitencia" o, simplemente, confesión. Lo llamamos también "sacramento de la reconciliación". Este es el mejor nombre, porque, en realidad, la confesión es sólo una parte o aspecto del sacramento.

3.¿De dónde viene el sacramento de la Reconciliación?
El mismo Jesucristo, después de resucitar, envió a sus Apóstoles a predicar, diciéndoles "Reciban el Espíritu Santo; a quienes ustedes perdonen los pecados, les quedarán perdonados" (Jn. 20, 22-23).

4.¿Qué es un pecado?
Es algo malo que hacemos. Algún error que cometemos en la vida. Es una desobediencia a Dios y a nuestra conciencia. Es algo que hace a este mundo peor. Es una falta de amor frente a Dios o al prójimo. Para que exista pecado, debemos tener conciencia de que estamos actuando mal y hacerlo libremente.

5.Si el pecado es una ofensa a Dios, ¿por qué nos tenemos que confesar con un hombre? ¿no es mejor confesarse directamente con Dios?
Siempre hay que pedir perdón a Dios por nuestras faltas y pecados. El hacerlo directamente con Dios, sin embargo, no basta. Jesús, como ya vimos, dio a su Iglesia, a través de los Apóstoles, el poder y el encargo de perdonar los pecados. Nuestras faltas, además de ofender a Dios, dañan a nuestra Iglesia. El sacerdote en el sacramento de la Reconciliación representa a Cristo y a la Iglesia, y en nombre de ellos nos perdona.

6.¿Por qué nos pediría Jesús algo que para muchos es difícil?
En primer lugar, porque cuando pecamos no sólo ofendemos a Dios. También ofendemos a los demás. Hacemos que los demás, la comunidad, el mundo, sean peores. Por eso tenemos que reconciliarnos también con la comunidad, representada por el sacerdote.

Segundo lugar, quiso que hiciéramos este acto de humildad. Cuando uno está arrepentido, tiene que demostrarlo. Por eso la confesión no es algo propio de gente débil, sino de gente valiente. Supone tener mucho coraje para reconocer los propios pecados ante un hombre pecador como nosotros.
La Reconciliación es también una ayuda para aliviar nuestro espíritu oprimido por la culpa.

7.A menudo escuchamos hablar de diferentes tipos de pecados: pecado original, pecado mortal, pecado venial y pecado social, ¿qué significa cada uno de ellos?
  • Pecado original: Es el pecado de desobediencia a Dios que cometieron nuestros primeros padres, Adán y Eva, y que todos heredamos. Es la ruptura de la relación de amistad entre Dios y los hombres, la que es restablecida por Jesucristo. En el Bautismo se nos borra el pecado original.
  • Pecado mortal: Es un acto mediante el cual un hombre, con libertad y conocimiento, rechaza a Dios, su ley, la alianza de amor que Dios le propone. Un acto que ofende gravemente a Dios y termina por volverse contra el mismo hombre, con una oscura y poderosa fuerza de destrucción. Se le llama mortal  porque mata o destruye la vida de Dios en nosotros. Pueden ser pecados mortales, por ejemplo: un asesinato, un aborto, un adulterio, la tortura, una grave injusticia, etc...
  • Pecado venial: Es  una falta menos grave que nos aleja de Dios y del prójimo, como, por ejemplo: un insulto, una rabia, una mentira, o cualquier falta que no signifique una ruptura definitiva con Dios.
  • Pecado social: Todo pecado es siempre un acto de la persona que, sin embargo, tiene implicancias en la sociedad entera. El pecado de cada uno repercute de cierta manera en los demás. Es social todo  pecado cometido contra los derechos de la persona humana, contra la libertad ajena y contra la dignidad y el honor del prójimo. Es social todo pecado contra el bien común y sus exigencias.  Es pecado social la falta de solidaridad entre las distintas comunidades humanas (sistemas económicos injustos, estructuras de opresión, luchas de clases, etc...)
  8.¿cuántas formas hay de prepararnos para el sacramento de la Reconciliación?
Fundamentalmente dos: la individual y la comunitaria.

La individual: Es aquella en la que cada uno hace privadamente su examen de conciencia y luego se confiesa con un sacerdote, en el confesionario u otro lugar.

La comunitaria: Es la que se prepara en comunidad. Se reúne un grupo de personas en la capilla, ora, canta, escucha la Palabra de Dios y hace el exámen de su conciencia en común. Después va cada uno privadamente donde está el sacerdote y confiesa sus pecados.

9.¿Qué pasos se han de dar en toda confesión?
a) Lo primero y principal es estar arrepentido y convertido. No puede ir uno a confesarse por rutina o para volver a hacer después lo mismo.

b) Después ha de hacer un buen exámen de conciencia, es decir, ha de revisar su pasado y ver en qué ha pecado, según lo que Cristo nos enseñó.

c) Después, normalmente, se ha de hacer la confesión.

10.¿Cómo se ha de hacer la confesión con el sacerdote?
(Primero, como con cualquier persona) Se va donde está y se lo saluda. Muchas veces éste dice: "Ave María Purísima", y nosotros contestamos, "sin pecado concebida".

Una vez que se han dicho los pecados, el sacerdote suele dar algunos consejos y, por último, nos da la absolución. Es el momento en que Jesucristo perdona los pecados. Es una oración por la que oficialmente se nos transmite el perdón de Dios a través de la Iglesia.

Por último, el sacerdote nos indica una penitencia, es decir, nos pide hacer una obra buena para demostrar a Dios que estamos arrepentidos y que lo tomamos en serio.

Todo esto, personalmente, me hace acordar a la escena de la película "La Misión", donde Rodrigo Mendoza, colono español, en tierras argentinas, tiene una disputa con su hermano por una mujer. Llega el momento donde él, entra en la habitación de su hermano y lo ve acostado con ella. Al cabo de unas horas, por esto, lo mata atravesándole un puñal. Más tarde estará en prisión, atendido espiritualmente por los padres jesuitas. No sabían qué le sucedía ya que no quería hablar y su mirada estaba perdida, como dolido por lo que había hecho. Entonces, uno de los sacerdotes (que se puede ver en este video -quien lo abraza-) habla con él y le dice que si verdaderamente estaba arrepentido, Dios lo perdonaría. Como penitencia personal decidió cargar con sus armaduras hasta la Misión San Carlos (donde los padres jesuitas tenían una comunidad de indios guaraníes, y para llegar había que atravesar ríos, incluso subir un largo trecho, escalando en zona de cataratas). Rodrigo, asume llevar todas sus armaduras a ese lugar, como signo de penitencia. Y no se espera lo que vas a ver en el siguiente video... sin embargo, podrás notar su arrepentimiento. ¡Mira el video! sirve mucho para reflexionar sobre este tema...
Ahh! y olvidaba... la mirada y asombro (al principio) de los guaraníes se debe a que Él, a menudo, se metía en la selva misionera para buscarlos y matarlos.


11.¿Puede el sacerdote decir algo de lo que ha escuchado en confesión?
NO, nunca, nada. Se tiene que dejar matar antes que revelar este secreto. Ni siquiera para hacer bien al penitente. Tampoco puede hablar con la persona misma de lo que han hablado en el confesionario, se ésta no lo pide.
TEXTOS PARA LEER:
  • San Juan 20, 19-23.
  • San Lucas 19, 1-10.
  • San Juan 8, 1-11.
 Si querés trabajar esto en grupo, podés hacerlo con las siguientes preguntas:
a) ¿Por qué se confiesa la gente?
b) ¿Se necesita confesarse antes de comulgar?
c) ¿Cada cuánto tiempo habría que confesarse?

Sería estupendo que puedas conseguir a un sacerdote amigo para realizar este debate grupal ya que él, como cura, podrá aclararles todas, o casi todas, las dudas a los jóvenes. De hecho, una de las principales funciones de un sacerdote es atender el sacramento de la Reconciliación que tan bien hace a toda la Iglesia.


¡Hasta pronto querido amigo!

Fuente: "Señor, que vea" | Breve catequésis para adultos | Editorial Claretiana, 2003.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te puedan interesar...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...