19 de abril de 2013

Más que una amistad... UNA COMUNIDAD.

Esta imagen la he tenido durante dos o tres meses guardada en mi Pc. Al verla me recuerda uno de los regalos más grandes que Dios me ha hecho hasta el momento: la Pastoral Universitaria. 

Más que la Pastoral en si, su gente, sus miembros. Los jóvenes que la integran.
El aire que se respira en la pastoral es muy familiar, y eso es muy valorable. Es una comunidad que intenta vivir unida a Cristo, y es Él quien le da vida, la anima y la envía. Nadie más que él.

A estos no se los pueden llamar amigos... ¡son hermanos!. Hermanos en la fe.


Claramente se aprecia en esta imagen la alegría genuina de Mauro, Nico y Santi. Es la alegría que todos los que han pasado o estamos en la PUR sentimos. Es la calidez de las amistades que han crecido en torno a una comunidad Cristocéntrica y Mariana.

Hace unos minutos atrás, esta imagen me animó a buscar alguna frase, palabras, un texto que me dijera o insinuara algo sobre la unidad, sobre la comunidad
Causalmente, y sin querer, me topé con una frase de San Josemaría que fue como una palmada de aliento, de ánimo.

La frase pertenece al número 632 del libro 'Forja'
y dice: "Te hablo muy seriamente: que por ti no se lesione esta unidad santa. ¡Llévalo a tu oración!". Obviamente el autor se refiere a la unidad de la Iglesia Católica. Me impactaron estas palabras que sentí como un reto, como una advertencia... ¡Que por vos no se lesione la unidad de la Iglesia!.

Estamos viviendo tiempos muy desafiantes como Iglesia, pero a la vez hermosos y frescos. Tiempos verdaderamente primaverales, espiritualmente hablando. Ahora bien... no todo el año es primavera, y por lo tanto hay que velar por nuestra Iglesia y por nuestra comunidad, por la hermandad que existe entre nosotros desde el bautismo. Cuidarnos REALMENTE como hermanos, los unos a los otros, para que el mundo crea.

Pensaba que quizás, cada uno de nosotros pueda hacer el ejercicio de recordar a aquel o aquella joven que venía a nuestra comunidad y hace un tiempo ya no viene... ¿qué le habrá sucedido?, ¿estará bien?, ¿no necesitará que nos juntemos a hablar?, ¿por qué no llamar a esa persona?, ¿por qué no enviarle un E-mail?. Me pregunto, ¿no sería un gesto verdaderamente comunitario hacer algo así?. ¡Dale!, ¡animate!. Actuá como hermano en la fe preocupándote de los demás miembros de tu comunidad.


¡Ánimo y adelante!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te puedan interesar...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...