25 de marzo de 2011

Confirman sanción a un sacerdote

Era hora de que la Iglesia de Córdoba promulgara una sanción para este sacerdote. ¿discriminación?. No. Para nada. Este sacerdote sabe bien cuáles son los valores que defiende la Iglesia Católica. Sabe además que la Iglesia no está en contra de las personas homosexuales sino que está a favor de la Familia fundada en la unión entre un hombre y una mujer y disiente en que se llame "Matrimonio" a una unión que no cumple con la misma función. Y esto tiene sus fundamentos en el término del Matrimonio, su significado verdadero -sobre el cual no ahondaremos aquí, pero puedes encontrarlo fácilmente en internet- y la defensa de la Familia, la cual SIEMPRE debe estar abierta a la vida. Un Matrimonio, si no procrea, no se puede considerar como tal. No es Matrimonio. El Matrimonio está abierto a la vida, es la unión de un hombre y una mujer dispuestos a procrear. Si esto no se da, el Matrimonio puede ser considerado nulo.
¿Acaso este sacerdote no sabía que el Génesis dice "los creó varón y mujer, para que den fruto y sea en abundancia"?. ¿no sabía que el Génesis dice "los creó varón y mujer, macho y hembra los creó"?.
Si. Lo sabía. Sólo que lo obvió -quien sabe por qué intereses o razones- y decidió interpretar a su manera el Evangelio y hacer una Iglesia ajustada a su medida, a sus intereses particulares.


Ante esto, no podía creer que la Iglesia no intervenga.
Finalmente lo ha hecho y eso nos deja muy tranquilos. Porque esta intervención nos vuelve a decir que "el mensaje es uno". No hay dos Iglesias. No hay 80 Iglesias. Es inadmisible que cada sacerdote haga la Iglesia a su manera, como le parezca. La Iglesia Católica es una, la misma que fundó Jesucristo y quien participa en ella debe tenerlo bien en claro.






Arquidiócesis de Córdoba

El Tribunal Interdiocesano de Córdoba resolvió dejar firme la suspensión a divinis y privación del oficio de párroco al pbro. José Nicolás Alessio. La medida se debe a que el sacerdote no ha hecho uso del derecho de apelación tras haber sido sometido a un juicio canónico por haberse expresado públicamente a favor de la unión entre personas del mismo sexo.
"La resolución del Tribunal consiste en la suspensión "a divinis" y privación del oficio de párroco a tenor de los cánones 1333 § 1 y 1336 § 1, 2°. La suspensión alcanza hasta el momento en que se constate efectivamente un cambio de actitud en el sacerdote. Es decir, que una suspensión nunca de por sí es para siempre", informó el comunicado.

También se aclaró que "en el caso que el pbro. Alessio, como lo ha dicho en diversos medios de comunicación, no obedezca a la suspensión de ejercer públicamente el ministerio sacerdotal, hay que decir lo siguiente:
  • 1. El sacerdocio se ejerce en la Iglesia Católica en comunión con el Obispo diocesano y a su vez unido al Romano Pontífice.
  • 2.Son dos potestades: la de orden que se da cuando se recibe el sacramento del Orden Sagrado por la imposición de manos del Obispo y la potestad de poder ejercerlo que la da el Obispo diocesano en cada caso.
  • 3. La potestad de orden nunca se puede quitar porque el orden sagrado imprime carácter. Sí se puede privar la potestad de ejercerlo.
  • 4.Hay un orden en el ejercicio del ministerio en relación al derecho que tienen los fieles que se les administren los sacramentos de acuerdo a las normas de la Iglesia.
  • 5.Habiéndose quitado la potestad de ejercerlo por la censura impuesta, todos los actos sacerdotales que haga serán ilícitos. Serán ilícitos y, además, inválidos: las absoluciones en el sacramento de la Confesión y la asistencia a los matrimonios.
  • 6. En el caso de asistir (casar) a una unión de divorciados o a personas del mismo sexo, además de ser inválidos, el sacerdote que los asiste estaría simulando un sacramento."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te puedan interesar...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...